Miércoles, 13 de diciembre de 2017

Cierra ‘El Hinojal’, una histórica del sector de la panadería y la repostería

Esta semana la empresa finaliza el reparto de sus productos en los numerosos puntos de distribución en Salamanca capital y provincia

Instalaciones de El Hinojal en El Montalvo III

Otra empresa histórica de Salamanca cierra sus puertas. ‘El Hinojal’, referente en el sector de la panadería, repostería y pastelería, ha iniciado el proceso de cese del negocio tras varias décadas de fuerte expansión e inversiones. Más de una treintena de personas ha venido trabajando en la fabricación y comercialización de más de 500 referencias. Dispone de cinco tiendas de venta especializada y sus productos se han podido encontrar hasta ahora en más de 200 centros de distribución repartidos por toda la provincia.

Los elevados costes de su actividad, la imposibilidad de hacer frente a las inversiones realizadas, centradas en la fábrica obrador realizada en el Polígono industrial El Montalvo III y los cambios en los hábitos de consumo, además de la bajada de ventas en muchos puntos ante la importación de productos prefabricados y congelados, están en la base del cierre de El Hinojal, según fuentes de la empresa.

Miguel Hernández, el timonel

Con numerosos puntos de venta en Salamanca, Paradinas de San Juan, Peñaranda de Bracamonte y Macotera, una tienda online, y una larga cartera de clientes, entre kioscos, ‘El Hinojal’ había afrontado hace poco más de dos años el proceso de sucesión tras la jubilación del timonel que llevó hasta lo más alto a esta señera panadería, Miguel Hernández, de Paradinas de san Juan. El extremeño Félix Gandín, desvinculado al negocio familiar y seleccionado por la Universidad de Salamanca para dirigir la empresa, sustituyó al frente del negocio a Miguel Hernández tras más tres décadas liderando El hinojal. Gandín permaneció en la Gerencia-dirección general de la empresa entre enero de 2014 a agosto de 2015. Ese verano empezó la cuenta atrás para lo que ha sido un secreto a voces en los últimos tiempos: el cierre de otra empresa con solera en Salamanca.

EL HINOJAL comenzó como cooperativa su andadura en el año 1983 como una pequeña empresa familiar. Lleva el nombre de la Patrona de nuestro pueblo, Nuestra Señora de EL HINOJAL de Paradinas de San Juan, una pequeña localidad de la comarca de Peñaranda de estructura socioeconómica típicamente castellana.

Sus orígenes, tras las Guerra Civil

No obsatnte, todo comenzó cuando el abuelo de Miguel Hernández, Heli (en la imagen), terminada la Guerra Civil, hizo el servicio militar en Valladolid en el servicio de Intendencia. Allí aprendió el oficio de panadero y al regresar al pueblo decidió montar un horno moruno y fabricar pan con el trigo y la harina que los vecinos le entregaban de sus propias cosechas. Corrían en España tiempos difíciles pero en este horno fueron aprendiendo el oficio sus diez hijos.

Años atrás, y atentos siempre a la evolución natural del mercado y gracias a la unidad familiar, EL HINOJAL ® Soc. Coop. se convirtió en una gran empresa, introduciendo en el mercado una amplia gama de productos (de raíz tradicional y local unos; novedosos y deslumbrantes para el ojo y el paladar los otros) e investigando nuevos y más eficaces modos de distribución, gestión y comunicación.