Martes, 12 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Aprobado el cambio de nombre de las calles de Águeda del Caudillo con referencias franquistas

Las vías cambiarán de nombre de forma inminente, mientras que el proceso de cambio de nomenclatura del agregado es más largo

El callejero de Águeda del Caudillo dirá adiós en las próximas semanas a las referencias franquistas que aún contenía, dentro del proceso de adaptación del agregado mirobrigense a los preceptos de la Ley de Memoria Histórica, por la cual también cambiará su nombre (aunque este proceso será más largo).

En lo que se refiere a los nombres de las calles, en la mañana del viernes se dio el visto bueno en la Comisión de Cultura, Patrimonio, Turismo y Festejos del Ayuntamiento al cambio de nombre de las dos vías que aún tenían referencias franquistas, del Generalísimo y José Antonio.

A la hora de proceder a este cambio de nombre, el Consistorio ha aceptado las propuestas realizadas desde la Junta Vecinal de Águeda del Caudillo. En lo que se refiere a la calle Del Generalísimo -la vía que cruza todo el agregado- pasará a llamarse Calle Principal; mientras que la Calle José Antonio pasará a ser la Calle Casasolilla.

Respecto a éste último, hay que explicar que se trata del nombre de una de las tres fincas que fueron expropiadas (en parte) para levantar el núcleo de colonización de Águeda del Caudillo, siendo la única que no tenía un nombre dedicado (ya existen las calles con los nombres de las otras dos fincas, Valdespino y Porrilla).

Como marca la normativa, tras el paso por la Comisión de Cultura, el cambio de nombre de las calles deberá aprobarse de forma definitiva en el Pleno del Ayuntamiento (está previsto que se trate en la próxima sesión).

Por esa cita también pasará la aprobación inicial del cambio de nombre del agregado de Águeda del Caudillo, donde la propuesta es que a partir de ahora se conozca únicamente como Águeda. Una vez sea aprobado en el Pleno (para lo que es necesario mayoría absoluta), se abrirá un período de información pública por si hay alguna persona que quiera presentar alegaciones. Además, la Diputación deberá elaborar un informe.

Tras esos dos pasos, tocará que pase de nuevo por el Pleno del Ayuntamiento para la aprobación provisional, desde donde se remitirá a la Consejería competente de la Junta de Castilla y León para que el organismo autonómico lo apruebe en un plazo de seis meses.

Previamente a ello, según reza la Ley de Régimen Local de Castilla y León, deberá elaborar un informe la Real Sociedad Geográfica o la Real Academia de la Historia, y las Universidades de Castilla y León u otras instituciones que se consideren oportunas (se trata de una ‘barrera’ para evitar que se pongan nombres no acordes).

Según apunta el teniente de alcalde Domingo Benito, en las próximas semanas también se revisará la denominación de otras calles con referencias franquistas ubicadas dentro del término municipal de Ciudad Rodrigo (en Sanjuanejo hay otra calle con el nombre José Antonio, y una vía dedicada a un político falangista, Rafael Cabestany).