Sábado, 16 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Las Conversaciones en La Colada concluyen con una visión de la despoblación desde la religión

CIUDAD RODRIGO | La sesión contó con el sacerdote zamorano Teo Nieto y con representantes de distintos ámbitos religiosos diocesanos

En la tarde del viernes llegaron a su final las V Conversaciones en La Colada organizadas por Cáritas Diocesana con una mirada religiosa sobre la temática del evento, la despoblación. La sesión se abrió con la participación del sacerdote Teo Nieto, responsable de 15 parroquias en la comarca zamorana de Aliste, quién planteó la necesidad de actuar teniendo como modelo a Jesús de Nazaret, como modelo de sociedad el Reino de Dios y como modelo de Iglesia una Iglesia redonda no piramidal.

Tras explicar acciones en su zona de sensibilización y movilización de la población con el objetivo de remover conciencias, presentó el Movimiento de Jóvenes Rurales Cristianos, destacando una acción promovida por el Obispado de Zamora para ofrecer casas parroquiales a nuevos pobladores.

A continuación, hubo una mesa redonda con distintos representantes religiosos. El sacerdote Antonio Risueño habló en su intervención de que “hay que estar y permanecer, no engañarnos ni mentirnos, amar la tierra no conlleva soportar su realidad, no estamos para triunfar en un mundo de fracaso sino para estar al lado de los fracasados”.

La delegada diocesana de Manos Unidas, Ana Lucas, expuso la necesidad de aprender de los que menos tienen (recordó su experiencia personal en Guatemala), indicando que “hay que tener futuro y mirarlo con esperanza”. Mientras, José Ángel Alvira, de las Conferencias de San Vicente de Paúl, apuntó que “hay que ser positivo y buscar soluciones”, apostando por encontrar en la tierra “opciones y oportunidades, hacia adelante, para atrás nunca”, tomando como referencias la educación y el emprendimiento.

Por su parte, el laico Javier Ramos, indicó que es fundamental “acompañar al que sufre, padecer con los que sufren, dignificar la vida”. Para Javier Ramos, la Iglesia “tiene que dar un paso adelante defendiendo la dignidad, la vida, proclamando los valores de una ética universal”.

Mientras, el moderador del coloquio, Domingo Matías, secretario de Cáritas Diocesana, propuso tres acciones: realización de un estudio de los recursos que tiene la Diócesis que están sin utilizar y se pueden poner al servicio -por ejemplo, casas vacías- para entre todos plantear proyectos; creación de una base de datos de experiencias de trabajo; y creación de espacios específicos para hablar sobre estos temas, porque a veces se actúa a nivel individual.

Las Conversaciones fueron clausuradas por el Vicario de Pastoral de la Diócesis, José Manuel Vidriales, quién alabó la importancia de las Jornadas, citando al Papa Francisco cuando dice que la Iglesia “tiene que salir y equivocarse, es preferible una Iglesia accidentada a una Iglesia encerrada en sí misma”. Vidriales considera que “hay que salir a acompañar la historia del hombre de esta tierra y curar las heridas”.