Martes, 12 de diciembre de 2017

El popular quiosco de las Escaleras de Ochavo

Se instaló en las primeras décadas del siglo XX y era de madera, pero fue quemado durante un altercado político en 1930, por lo que su propietario, Guillermo González, decidió construir otro de hierro

Este antiguo quiosco estuvo ubicado desde 1931, y durante décadas, en una de las esquinas de la Plaza Mayor, junto a las Escaleras de Ochavo.

En las primeras décadas del siglo XX se instaló un primer quiosco de madera que fue quemado durante un altercado político en 1930. Su propietario entonces Guillermo González decidió construir otro de hierro.

En 1959 fue cogido su traspaso por Ángel Sánchez Miguel y, aunque su origen al principio fuera destinado a la prensa diaria, con el tiempo al quiosco se incorporaron otro tipo de géneros, fundamentalmente golosinas. También se vendían peonzas y cariocas de papel para volar.

Varias generaciones de niños pasaron por allí para comprar en los días de fiesta sus pirulís, pastillas de leche de burra, pan de higo, regaliz de palo o las eternas pipas de girasol, así como bombas, petardos, buscapiés y un largo etcétera.

Por su cercanía al Gran Hotel, ha conocido a muchos turistas importantes, como Charlton Heston o artistas españoles de renombre. También tuvo su momento de gloria en el cine, apareciendo en una escena de Octavia, película dirigida por Basilio Martín Patino.

FOTOGRAFÍA

  • Quiosco en las escaleras de Ochavo de la Plaza Mayor (Autor y fecha desconocidos).

Esperanza Vicente Macías