Jueves, 14 de diciembre de 2017
Alfoz al día

El Ayuntamiento asumirá la gestión de las piscinas municipales para evitar el cierre

VILLARES DE LA REINA | La empresa Techisal, SL ha comunicado su decisión de abandonar el servicio y cerrar de forma unilateral las instalaciones el 31 de marzo
Piscinas climatizadas de Villares de la Reina

El Ayuntamiento de Villares de la Reina se hará cargo de la gestión de las piscinas climatizadas municipales para garantizar la continuidad del servicio tras conocer que la empresa adjudicataria, Techisal, SL, ha anunciado esta mañana a los usuarios y trabajadores su decisión de abandonar la gestión y el inminente cierre de las instalaciones el próximo 31 de marzo.

Por este motivo, el Ayuntamiento ha publicado una nota informativa firmada por el alcalde, José Martín Méndez, con el fin de tranquilizar a los vecinos y usuarios, así como a los trabajadores de las instalaciones, sobre la decisión de la concesionaria del servicio, “pues el Ayuntamiento ya se encuentra trabajando sobre la asunción de la gestión, a través de la figura de la intervención del servicio de piscinas”, aseguran desde el Consistorio.

De esta manera, llegado el día 31 de marzo, fecha tope que ha marcado la concesionaria para abandonar el servicio y cerrar de forma unilateral las instalaciones, el Ayuntamiento asumiría en los primeros días de abril, tras los oportunos trámites administrativos, la gestión de las instalaciones, subrogando la plantilla de personal en los supuestos legales que sea admisible, y continuando con la prestación de los servicios en las mismas condiciones, horarios y actividades, pasando también a recaudar los importes de abonos y taquillas.

 

Modificaciones del pliego

En un comunicado, el Ayuntamiento aclara que, en cuanto a la causa de la decisión de la empresa concesionaria, que intenta culpar del cierre al Consistorio, “está la propuesta de denegación de su solicitud de modificaciones al pliego de concesión, que en su día asumió voluntariamente, mejorando incluso el canon anual propuesto; dichas modificaciones planteadas consisten en la subida de tarifas en más de un 20%, la supresión de la tarifa bonificada a los usuarios empadronados (abonándole el Ayuntamiento a la empresa tal diferencia), la asunción por el Ayuntamiento de los costes de suministros de electricidad, combustible y agua, así como el cierre de las instalaciones todos los días festivos,
los domingos y sábados tarde”.

Según señalan, el Ayuntamiento no puede acceder a tales modificaciones, ya que serían contrarias al pliego, y no son admisibles, ya que, entre otras causas, implicaría el perjuicio a las empresas que no pudieron licitar con las condiciones iniciales. Además, aseguran que, “de consumarse el cierre por la empresa, se derivarían las oportunas responsabilidades contractuales por incumplimiento culpable y abandono del servicio antes de acordarse la resolución, pudiendo agravarse por los reiterados impagos del canon anual del servicio, así como por el incumplimiento de remisión periódica de documentación económica,
laboral y de actividad”.