Lunes, 18 de diciembre de 2017

El templete y las discusiones por adornar la Plaza Mayor

Fabricado por Moneo se había trasladado a la Alamedilla para la feria de 1898, después de tres años de debates se sustituyó por uno de madera en 1901, pero la presión popular y periodística permitió recuperar el inicial,que permanecería en el centro del ágora, desde 1906 hasta 1930

El templete fabricado por Moneo se había trasladado a la Alamedilla para la feria de 1898, quedando la Plaza Mayor desnuda de ornamentación.

Tratando de mejorar la presentación de este espacio público los concejales mantuvieron largas discusiones sobre la posibilidad de instalar un monumento en el centro de la Plaza. El número de orfeones locales, bandas de música y las nuevas costumbres festivas parecían reclamar un adorno espectacular.

Después de tres años de debates se improvisó la solución de construir un templete de madera con un coste de 800 pesetas. Se instaló para la feria de 1901 y permaneció junto al estanque durante cinco años, hasta la feria de 1906.

La mayor parte de los salmantinos manifestaron su oposición al templete provisional al que llamaban "El patíbulo". Les disgustaba la estructura de madera, ya en malas condiciones, y reclamaron el retorno a la Plaza del templete de Moneo que llevaba ocho años en la Alamedilla.

En junio de 1906, el Ayuntamiento, urgido por la presión popular y periodística, decidió cambiar su emplazamiento nuevamente para la feria de septiembre de ese año.

El templete permanecería en el centro de la Plaza Mayor desde 1906 hasta el 26 de septiembre de 1930.

FOTOGRAFÍAS:

De autor desconocido y de Luis González de la Huebra, respectivamente.

  • PRIMERA Y SEGUNDA. Templete provisional construido por 800 pesetas para la feria de 1901.
  • TERCERA. El templete tras su vuelta de la Alamedilla para la feria de 1906.

Esperanza Vicente Macías