Sábado, 16 de diciembre de 2017

Al Jefe del Estado Carta abierta al rey Felipe VI de Borbón

Alteza, vista la incapacidad de nuestros políticos para formar el Gobierno que debe dirigir España los próximos cuatro años, unos ciudadanos anónimos, conscientes del desvalimiento de un país sin dirección activa, nos ofrecemos para constituirlo.

Somos un grupo de españoles, mujeres y hombres integrados en diversos campos del mundo laboral, con formación universitaria, plena conciencia y sensibilidad política hacia todas las opciones (aunque sin afiliación a un partido concreto). Desde hace más de 25 años (primavera de 1988) celebramos tertulias mensuales sobre diversos temas; literarios, políticos, económicos, sociales, medioambientales, espirituales, sanitarios, educativos, paterno-filiales, alimenticios, etc., por lo que el diálogo y la tolerancia no nos son ajenos.

Comprendemos, Alteza, su perplejidad por el atrevimiento, pero el desgobierno actual lo requiere. Por otra parte, es sumamente fácil para las instituciones del Estado verificar nuestros curriculums, formación y convicciones democráticas; comprobar si tenemos las manos limpias y somos personas serias; investigar el nivel de excelencia en los puestos de trabajo que hemos desempeñado; recabar información sobre las responsabilidades laboral, familiar y social que hemos asumido, etc.   

El compromiso al que nos obligamos, y en el que empeñamos honor y palabra (son nuestros avales), consta de los siguientes puntos que resumen esta propuesta:

1.- Garantizamos que el Presidente del Gobierno será una persona honrada, demócrata, culta, inteligente, dialogante, reposada y políglota.

2.- Una comisión de inspectores de Hacienda levantará acta de nuestros bienes e ingresos al hacernos cargo del Gobierno, y hará otro tanto cuando regresemos a nuestros habituales puestos de trabajo.

3.- Por primera vez en la Historia de España habrá un Ministerio del Sentido Común, que supervisará todas las disposiciones legales que redacten los demás ministerios, antes de presentarlas al Congreso de los Diputados y al Senado, que serán los que las legitimen y den validez con su aprobación.

4.- Cada tres meses se celebrará una sesión plenaria del Congreso de los Diputados para control de este Gobierno interino, en la que se votará si debe o no continuar otros tres meses. Respetaremos escrupulosamente el mandato de la mayoría.

5.- Facilitaremos a los fiscales, jueces, y fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado los medios que soliciten para luchar contra la corrupción y hacer de la devolución de lo robado causa ineludible para conseguir la libertad de los condenados.

6.- Reconocemos y respetamos las diversas sensibilidades y culturas que conforman este único e indivisible país que es España.

7.- Organizaremos comisiones integradas por representantes de los principales partidos políticos para que, por consenso, reformen y actualicen la Constitución de 1978 (reforma que deberá aprobar el pueblo español en referéndum); elaboren una nueva Ley Laboral que satisfaga a la mayoría; busquen fórmulas para integrar a Cataluña dentro de España reconociendo su individualidad, peculiaridad e intereses; estudien las medidas a llevar a cabo para mantener y mejorar el sistema de pensiones; redacten una Ley de Educación que estaría en vigor los próximos 20 años; etc. 

8.- Ratificaremos nuestro irrenunciable compromiso con el resto de Europa y con los objetivos de la Unión, al tiempo que tenderemos puentes con nuestros hermanos de Centro y Sudamérica para ampliar las bases de la colaboración.

9.- Dedicaremos nuestros desvelos para ofertar puestos de trabajo a los emigrantes españoles, poner fin a la discriminación laboral de la mujer y terminar con los crímenes machistas.

10.- Por último, este Gobierno interino cesará en el momento que los representantes de los partidos políticos democráticamente elegidos formen Gobierno, lo ratifique el Congreso con mayoría simple, y lo comuniquen a vuestra Alteza. Los ministros en funciones regresarán a sus puestos de trabajo actuales.

Un afectuoso saludo, Alteza.