Martes, 12 de diciembre de 2017

La crisis provoca un descenso del número de rupturas matrimoniales

En total, en 2015 se presentaron 123.330 demandas de divorcio, un 2,4% menos que el año anterior, de las que 73.389 fueron de mutuo acuerdo (3,2% menos) y 49.941 contenciosas (un 1,3% menos)

[Img #579519]

La crisis ha provocado un descenso del número de rupturas matrimoniales, que volvieron a caer en 2015, con una reducción del 2,6% en las demandas se separación, divorcio y nulidad y pese al aumento del 7% que habían registrado estos casos en 2014 por primera vez desde que se inició la crisis económica.

En total, en 2015 se presentaron 123.330 demandas de divorcio, un 2,4% menos que el año anterior, de las que 73.389 fueron de mutuo acuerdo (3,2% menos) y 49.941 contenciosas (un 1,3% menos)¸ según el balance anual que ofrece el Consejo General del Poder Judicial.

Respecto al número de separaciones, se presentaron 4.616 consensuadas, con una disminución interanual del 3,9% y 1.979 contenciosas, un 11,6% menos que en 2014. Por el contrario, el número de demandas de nulidad, 216, fue un 6,9% mayor que en 2014.

Los procedimientos de modificación de medidas en procesos de separación y divorcio y de guardia, custodia y alimentos de hijos no matrimoniales se ralentizaron con respecto al crecimiento que llevaban experimentando a lo largo de la crisis económica durante el año 2015.

El pasado año se iniciaron 9.805 procedimientos de modificación de medidas consensuadas, un 7,6% más que en 2014 cuando el crecimiento había sido del 14,7%. En cuanto a las medidas no consensuadas, se presentaron 34.248 demandas, un 3,2% más que en 2014 cuando la subida fue del 8,8%, según informa el CGPJ.

Sobre los procedimientos de guardia, custodia y alimentos de hijos no matrimoniales, se presentaron durante el pasado año 17.929 demandas consensuadas con un incremento del 8,7%, menos de la mitad del observado en 2014. Se presentaron 28.092 demandas no consensuadas, cuando un año antes habían sido 28.103, un 11,6% más que en 2013.

El mayor número de demandas de disolución por cada 1.000 habitantes se dio en Canarias, con una tasa de 3,3, seguida de Cataluña y Comunidad Valenciana, con 3,1, Andalucía, Asturias y Baleares con 2,9, y Cantabria y Murcia con 2,8. Todas superaron o igualaron la tasa media nacional, que fue de 2,8. Por el contrario, las tasas más bajas se dieron en Castilla y León, con 2, y en Navarra, con 2,1.