Martes, 12 de diciembre de 2017

Asaja exige a la Junta medidas urgentes y tajantes para evitar una crisis profunda en el sector

El presidente regional, Donaciano Dujo, pide que el patrimonio de la Cámara Agraria "no se malvenda y se destine a las organizaciones agrarias"

[Img #579120]

 

Asaja Salamanca ha celebrado esta mañana su asamblea general para hacer balance del pasado año 2015 y marcar las líneas de trabajo del nuevo ejercicio, una cita que ha contado con la asistencia del presidente nacional, Pedro Barato, y el presidente regional, Donaciano Dujo, quien ha exigido a la Junta que actúe de forma urgente y tajante frente a la industria agroalimentaria y la distribución para evitar que el sector agrícola y ganadero caiga en una crisis profunda.

El presidente de Asaja Castilla y León ha señalado que el año 2015 fue complicado para el sector, pero que el 2016 va a ser aún peor. “Los precios están francamente mal y no hay ningún sector boyante; si no se toman medidas y se apoye a los más desprotegidos, el sector puede atravesar en los próximos años una situación de crisis profunda”.

Dujo ha afirmado que la industria agroalimentaria y la distribución tienen que definir qué modelo quieren que haya en España “porque estamos en sus manos y la industria puede abandonar una comunidad y una provincia y eso no lo puede permitir el gobierno nacional y el gobierno de la comunidad”. En este sentido ha apuntado que a la Junta “se le llena la boca diciendo que tenemos una industria agroalimentaria buena y potente y lo mismo que le apoya económicamente le tiene que exigir que pague dignamente los productos que se cultivan, se producen y se transforman en Castilla y León y no vaya a comprarlo a otra comunidad o a otro país porque sea más barato”.

Cámara Agraria de Salamanca

Por otro lado, Donaciano Dujo ha culpado a la Consejería de Agricultura de ser la responsable de la desaparición de las cámaras agrarias de Salamanca y de Segovia tras eliminar el presupuesto que tenía destinado para su funcionamiento. “La postura de Asaja es la de mantener las cámaras agrarias, pero la extinción es el camino que seguirá el resto porque sin competencias y sin presupuesto no es posible trabajar”, ha asegurado el presidente regional.

Además, ha expresado su deseo de que el patrimonio de la Cámara Agraria de Salamanca se dedique íntegramente a las organizaciones agrarias, “es preciso que no se malvenda, se subaste o se regale y que este patrimonio quede para los agricultores y ganaderos de la provincia”.