Viernes, 15 de diciembre de 2017

El Congreso rechaza por segunda vez la investidura de Sánchez

El Rey cita al presidente del Congreso para el lunes a fin de decidir qué hacer tras el fracaso del líder del PSOE

[Img #576092]

La segunda votación de la sesión de investidura ha discurrido sin incertidumbre. Todo según el guión previsto. Casi idéntico al del miércoles (219 'noes', 131 'síes' y ninguna abstención). Pedro Sánchez se queda muy lejos de una mayoría simple imposible de alcanzar en contra de PP y Podemos. "Siento en el alma que hoy España no tenga Gobierno", ha manifestado el socialista tras finalizar la votación, agregando que va a "seguir trabajando para lograr la mayoría que necesita este país". "Hoy el señor Iglesias ha traicionado a millones de votantes de Podemos" que apostaron "por el cambio" y "es el responsable último" de que Mariano Rajoy siga siendo presidente del Gobierno en funciones.

El rey Felipe VI ha citado al presidente del Congreso, Patxi López, para el próximo lunes a las 13 horas a fin de decidir qué hacer una vez que el candidato socialista ha fracasado en su intento. Tras los discursos del miércoles, en esta segunda sesión los tiempos del candidato y los portavoces han sido cortos. Diez minutos para Sánchez y cinco para los portavoces parlamentarios. Sin turno de réplica, las intervenciones han sido mucho menos encendidas que dos días atrás.

En un intento a la desesperada, el aspirante socialista ha propuesto la formación de un Gobierno del bien común. Creación de empleo, respeto de medio ambiente, erradicación de la pobreza, reconstrucción del Estado del bienestar, lucha contra la corrupción… De nada han servido las promesas del aspirante. Ni PP ni Podemos han cambiado el sentido de su voto. Sánchez, en cualquier caso, se ha atribuido el mérito de haber puesto en marcha el reloj de dos meses para la convocatoria de nuevas elecciones. Algo, ha insistido, que declinó hacer Mariano Rajoy cuando el jefe del Estado le encargó la formación de un Gobierno.

El aspirante socialista también ha dejado un mensaje a Podemos, al que ha recordado el apoyo del PSOE a los gobiernos municipales de Madrid, Cádiz o Zaragoza. Ese mismo respaldo es el que, sin éxito, han pedido los socialistas a lo largo de las últimas horas.

Si Rajoy fue irónico el miércoles, no lo ha sido menos hoy. Como cuando ha querido recordarle a Sánchez el no a su investidura por si le había olvidado. De nuevo, el presidente en funciones ha evidenciado su animadversión hacia el aspirante socialista. "No es razonable que apoyemos lo que no es más que un ente de ficción", ha justificado.

A Sánchez le ha acusado de padecer un "síndrome de Adán propio de mentalidades inmaduras que piensan que el mundo comienza cuando llegan ellos". O de "poner las instituciones al servicio de su supervivencia".

Iglesias pide besos y amor

Si Rajoy ha insistido en su ironía, Pablo Iglesias sí ha dejado atrás el tono duro y ha realizado un discurso más en broma que en serio. Ha empezado por bromear con su beso del miércoles con el portavoz de En Comú o los piropos de la popular Andrea Levy al diputado de Podemos Miguel Vila. Y en ese amor, ha dicho, "ya sólo faltamos tú y yo", ha dicho a Sánchez a modo de petición de mano.

Rivera: Los extremos votan lo mismo

Rivera ha vuelto a cargar a izquierda a derecha. A los populares les ha afeado su falta de sentido de Estado, el mismo que les ha llevado a rechazar un acuerdo en el que muchos puntos coinciden con los de su programa.

Y a Pablo Iglesias le ha echado en cara el no tener el mismo sentido de la responsabilidad que los comunistas de la Transición. "Ambos extremos de la cámara van a votar lo mismo", ha concluido Rivera.

Fuente: http://www.elnortedecastilla.es/