Lunes, 11 de diciembre de 2017

Eran puentes, no murallas

 [Img #576320]

Efectivamente, se trataba de tender puentes entre unos y otros, entre gente y gente, entre pueblos y pueblos,      no de levantar muros, vallas, zanjas, murallas y alambradas. ¡Qué mundo diferente se levantaría!

Pero ahí están, en pie, agresivos, hostiles, amenazadores y vigilados… como negro testimonio de la vileza y la miseria que el ser humano es capaz de levantar ante, frente y contra otros. La lista, un poco de urgencia, invita a pensarlo mejor y quizás a corregir tendencias, vicios y hasta modas.

Ésta es la lista de nuestras vergüenzas:

El muro de Cisjordania: construido por el estado israelí para aislar a los palestinos

Frontera EE.UU/México: un muro de unos 600 kilómetros para contener la emigración

Vallas en Ceuta y Melilla: 8 y 12 kms respectivamente para contener el paso de emigrantes

Eslovaquia: se están construyendo muros para apartar de la sociedad a la comunidad romaní

Valla en Chipre: la parte en dos una zona de amortiguación (tampon o buffer zone, Green Line )

“La Pared“: así la llaman los saharauis; son ocho muros con más de 2.700 kilómetros en total

Muros en Belfast: suman hoy unos 20 kilómetros; las puertas siguen cerrándose de noche

Paralelo 38: zona vallada entre las dos Coreas, a lo largo de 240 kilómetros

Muro de las favelas en Río: llamados “muros de la discordia”, alrededor de las favelas de Santa Marta

Muro de Adamiya, Bagdad: son 5 kilómetros para separar a las comunidades chiíta y sunita

Valla en el Parque Nacional de Kruger: entre Sudáfrica y Mozambique; ¡y cortó el paso de los elefantes!

Valla de Botswana: kms de barreras electrificadas en su frontera con Zimbabwe

Valla contra Afganistán: Pakistán mantiene una valla de 2.400 kilómetros en su frontera con Afganistán

Muro de Irán: contra Afaganistán, con el beneplácito de Pakistán

Muros de Cachemira: cientos de kms de muros entre India, Pakistán y China

Muros de Uzbekistán: muros que lo defienden a lo largo de más de 1.000 kilómetros de sus fronteras.

Muros entre Malasia y Tailandia: diferentes muros de separación; Brunei  ha construido también su muro

Muro entre China y Hon Kong: una valla y una tierra de nadie separan la ciudad del continente

Muro China-Corea: China está construyendo una barrera para impedir el paso entre  los dos países

Muro entre Irak y Kuwait:  a lo largo de los 190 kilómetros de su frontera común

Muro de Arabia Saudí: a lo largo de sus 1.800 kilómetros de frontera con Yemen

Muro de Túnez: ha iniciado la construcción de un muro de 200 kms frente a Libia

Muros frente a emigrantes: en Hungría (frente a Serbia);  en el río Evros  en Grecia frente a Turquía
La Verja de Gibraltar: es muro en cierto modo, pero de modo bien cierto y se llama Verja de Gibraltar.

Lo primero, conocer y reconocer esta debilidad de la condición humana y de la política de los países de toda clase, tendenecia y condición para cometer, con vergonzosa tranquilidad, estos desafueros contra las personas y sus derechos.

Lo segundo, que cada uno sepa tender puentes y abrir caminos para no cerrarle a nadie el paso ni la palabra ni la acogida ni la mirada solidaria ni, incluso, el carné de hermanos.

Lo tercero, esto vale para la vida privada de cada uno, para la vida familiar en cada casa, para la convivencia ciudadana en espacios abiertos como Salamanca y para ese sentido cada vez más inteligente y moderno de no levantar ninguna frontera por idioma, raza, dinero, ideas, religión… o autonomía y sentirnos ciudadanos del mundo. Se podrían llamar hoy paletos a los que con pico y pala se dedican a levantar muros y diferencias. ¡Paletos ellos!