Sábado, 16 de diciembre de 2017

Misterio entorno a la iglesias de planta circular

[Img #579508]

Recién llegada a la ciudad de Salamanca me llamó la atención la iglesia de San Marcos. Vivía al lado y pasé muchas horas intentado descifrar, qué misterio ocultaba su circular planta. ¿Era en sus orígenes de la Orden templaría? La duda me asaltaba, pero una voz tras la niebla, me hablaba, que aunque los monjes guerreros vivían cercanos a templos, ermitas o iglesias redondas, estas edificaciones son anterior a la mencionada orden.
El “bardo” agita su mano indicando la puerta de iglesia de San Marcos, espera, la gente acelera el paso, y escucho la inconfundible voz del guía “Bardo”.
La peculiaridad de esta iglesia reside en que es de  planta circular y su interior es basical, mostrando tres naves separadas por cuatro gruesos pilares, que generan un mínimo crucero.
Observo a los turistas admirando perplejos cada detalle que el bardo muestra.
Contemplen como forman un mínimo crucero, cada nave termina en ábside, no visible desde el exterior, vean como el central es de mayor tamaño que los laterales. Los arcos que apean estas columnas son de medio punto, y alguno apuntado.
[Img #579509]Toda esta obra está realizada en solido velamen de sillares de piedra, cubierta por un artesonado datado del siglo XVIII.Restauraciones realizadas años atrás, dejaron al descubierto pinturas mudéjares.
El interior donde nos encontramos y que seguramente igual que ocurrió con San Julián y Santa Basilisa, la oscuridad hace que podamos trasladarnos con facilidad a sus orígenes.
 Aquí la oscuridad no es solo para meditación, es fruto de la existencia de dos únicas puertas, e inexistencia de ventanas, sustituidas por saeteras
Es un espacio claramente románico, que presenta la peculiaridad de la forma de su planta circular.
Único en el románico español, que bien podemos insertarlo entre “tipologías raras” que no son más que cajones de sastre, en el que se integran obras como esta, exteriormente circular, pero interiormente basical, junto a iglesias poligonales -como Tomar-  una joya digna de visitar en Portugal, en España poligonales y con planta cerrada, La Vera Cruz de Segovia, o Santa María de Eunate en Navarra, asociadas a órdenes militares y especialmente al Temple.

En esos momentos creí tener la certeza de encontrar el misterio aclarado.
Según la tradición,-sigue el bardo- Los Templarios difundieron este modelo de planta basándose en la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalen, no vamos a entrar en esoterismos, ya que este tipo de plantas se presenta en la arquitectura clásica, continua con la paleocristiana, y de esta tipología nos queda esta joya en Salamanca.
La erección del templo la remontan a los últimos años de siglo que les indico al comienzo de mi acompañamiento, intervinieron el Conde don Raimundo de Borgoña y su esposa doña Urraca, hija de Alfonso VI, otros quieren datarla en 1178, pues figura como parroquia del barrio de castellanos
Es ya  iglesia en 1202, cuando el rey Alfonso IX de León hace entrega del templo con su corral (edificaciones domesticas agrupadas alrededor de la iglesia) y la jurisdicción a la Clerecia, liberando a los vecinos de Servicio y Tributo Real.
La Real  Clerecia, tuvo aquí su sede hasta 1769, cuando los jesuitas fueron expulsados, y por disposición de Carlos III se traslada al antiguo Colegio de la Compañía de Jesús, donde siguieron celebrándose misas y oficios de difuntos por los reyes de España, llamándose entonces Clerecía,  y San marcos pasó  a convertirse en parroquia, que con los años se trasladó a la iglesia del Carmen.
Curiosidades: el radio del templo es de 18 metros, se creyó durante muchos años que era un cubo de la muralla, mas tarde se desmonta esta teoría por el plano que hace Coello, demostrando que estaba separada. Posee como pueden ver, poca o escasa ornamentación. La puerta principal está situada al sur, el reto son reformas muy posteriores a la románica de los inicios. Sobre cada archivolta (cuatro) están escudos de armas de los austrias y el Toisón de Oro, otros escudos mencionan a los reyes que hicieron favores al templo.
Las tres capillas de la cabecera se abren con arcos de medio punto, los tramos presbiterales se cubren con bóvedas de cañón y ábsides de cascarón. Las tres saeteras dan luz a cada uno de los ábsides
En el ábside central una sencilla mesa románica hace de altar. Sus cinco columnas presentan toscos capiteles decorados con  hojas de agua y acantos, rematados en bolas. Sobre el altar pende un Cristo gótico del siglo XIV, hallado bajo las losas del suelo, era un Cristo de madera a modo de enterramiento, con los brazos pegados al cuerpo, esta muy fragmentado y ha sido reconstruido.
En 1967 hubo otra restauración, dejando al descubierto un  mural
En el muro meridional del ábside de la Epístola tiene un panel a modo de tapiz, sobre fondo de vidriera, y con escudos de Raimundo de Borgoña, una escena superior representa la Coronación de María, bajo ella una inscripción incompleta:
“Esta obra mando facer domingo Fer… Tero, en la parte inferior tres escenas de pequeño tamaño, descenso de Cristo al Seno de Abrahán, prendimiento de un santo y una santa con la Sagrada Eucaristía en la mano derecha.
La tarde es fría, cuídense de salir del templo.
Las monedas tintinean en la gorrilla del “bardo”, los comentarios son múltiples, el misterio sigue ahí, oculto en la penumbra, para que siempre que miremos a la iglesia redonda, la duda nos invada.