Domingo, 17 de diciembre de 2017

Rajoy acusa a Sánchez de "venir sin Gobierno y apoyos porue sólo piensa en su supervivencia"

Dura intervención del presidente en funciones, llena de críticas y reproches hacia el PSOE y el pacto con C's al que tilda de "representación teatral"

[Img #574497]

Turno de réplica en esta segunda jornada del debate de investidura para el presidente en funciones, Mariano Rajoy, que ha hecho una intervención muy dura, llena de críticas, para tratar de explicar el no del PP a la candidatura de Pedro Sánchez, a la que ha tildado de "ficticia", "irreal", "farsa genuina" y de estar motivada por intereses particulares. "Viene sin Gobierno y sin apoyos porque piensa sólo en su supervivencia", le ha dicho Mariano Rajoy desde la tribuna de oradores. Además, ha calificado de "ruinoso para la economía y catastrófico para el empleo el pacto PSOE-Ciudadanos, una rúbrica de pacto a la que considera de "limitada relevancia", una "representación teatral" a la que ha comparado con los Toros de Guisando.

No ha terminado aquí la lista de reproches de Rajoy dirigidos especialmente hacia el líder socialista, al que también ha llamado "bluf", explicando que según la RAE es un montaje propagandístico que posteriormente se revela como falso. Asimismo, le ha acusado de no haber querido alcanzar nunca un acuerdo con el PP para conseguir un gobierno a la portuguesa. "La improvisación no es buena para España. España se merece algo más de un gobierno que improvise a cualquier precio", ha subrayado Rajoy, añadiendo que "no necesitaba un mes para lo que nos ha traído".

Rajoy ha culpado a Sánchez de la vuelta de la "desconfianza" en la economía española. "Muchas inversiones y ofertas de empleo se vuelven recelosas", subrayó.

Tras el discurso del candidato socialista a la Presidencia del Gobierno en la jornada del miércoles, hoy es el turno de subir a la tribuna de oradores para el resto de las fuerzas parlamentarias, de mayor a menor. El primero ha sido Rajoy que, como era previsible, no dará su apoyo a Sánchez, algo que consideran que sería "rebajar su dignidad", en palabras del presidente en funciones.