Martes, 12 de diciembre de 2017

Merecido reconocimiento a Ennio Morricone

[Img #574371]Como amante de la música y, muy especialmente, del trabajo que realizan los compositores, siento una extraña satisfacción al ver conseguir a Ennio Morricone su primer Oscar.

En realidad, ya recibió un Oscar Honorífico en 2007, y es que tras tantas y tan buenas Bandas Sonoras en su haber, era bastante incomprensible que no hubiese logrado aún la estatuilla. 

El italiano, Ennio Morricone (Roma - 1928), que es autor de más de 500 composiciones para cine, videojuegos y documentales, había estado nominado para el Oscar a Mejor Banda Sonora en cinco ocasiones, pero ha sido este año, con la música realizada para “Los odiosos ocho” de Quentin Tarantino, cuando se ha llevado el gato al agua.

Es de destacar que estaba nominado al galardón junto con su amigo, y también compositor, John Williams (por “Star Wars: el despertar de la Fuerza”), con el que compartía palco y le sirvió de apoyo para levantarse a recoger tan deseado premio.

Sus palabras, ya en el atril, fueron: "Buenas noches señores, buenas noches. Gracias a la Academia por este prestigioso reconocimiento. Quiero reconocer a los otros nominados, en particular a mi estimado John Williams. No existe una gran banda sonora sin una gran película que la inspire. Gracias a Quentin Tarantino por haberme elegido, a Harvey Weinstein y a todo el equipo que ha hecho posible esta extraordinaria película. Dedico esta película, esta música y esta victoria en los Oscar, a mi mujer María. Gracias".

En sus más de 500 partituras ha tocado todos los palos pero sus piezas más conocidas son las compuestas para películas del Spaghetti Western.

Morricone ya había trabajado con Tarantino en el año 2013 cuando este le pidió hacer la BSO de “Django desencadenado”, a lo que el compositor había declarado posteriormente que no volvería a trabajar con el director al no encontrar lógica alguna en la disposición que éste hace de su música en las películas, además de sus cortos plazos de entrega. Sin embargo, esta vez, obviando sus declaraciones, ha logrado el reconocimiento con su maravilloso trabajo.

En mi opinión, es de valorar que a sus 87 años continúe haciendo composiciones igual de magistrales que cuando tenía 20.