Martes, 12 de diciembre de 2017

Derechos Sociales frente a Servicios Sociales

No es igual hablar de Derechos Sociales, como hacerlo de Servicios Sociales; y aún mucho menos, trabajar y reivindicar Derechos Sociales, frente a continuar extendiendo los Servicios Sociales. Y, me parece, que ha llegado ya el momento de trabajar por los Derechos Sociales de todas las personas; por hacer posible el acceso de toda persona a los Derechos fundamentales que le pertenecen. Y es que mientras entretengamos el tiempo solamente en prestar servicios, será tiempo que estamos perdiendo en  lograr y posibilitar derechos innegociables para todo ser humano y colectivo social.

[Img #574090]Castilla y León puede ser que sea, como se nos dijo, referencia en Servicios Sociales para otras Comunidades; pero creo que el reto en la sociedad de hoy, se encuentra en que seamos referencia en facilitar el acceso y poder satisfacer los Derechos Sociales más importantes e innegociables para las personas.

Llevamos desde los años 80 con la misma Ley de Servicios Sociales, y a nadie se nos escapa que después de tantos años, la realidad de la sociedad ha cambiado tanto, que está exigiendo de todos nosotros y nosotras un nuevo horizonte en la búsqueda del sentido de cada vida, y una nueva manera de pensar y hacer posible otras formas de relacionarnos.

Esta y alguna otra reflexión quiero, hoy, poner por escrito al hilo de la intervención que hace pocos días tuvo la Consejera de Familia de la Junta de Castilla y León, en lo que ella misma llamó un Consejo de Dirección Abierto, y a la que fuimos invitados un buen número de representantes de grupos y colectivos sociales que estamos presentes en la diversa realidad social salmantina.

En la opción por los Derechos Sociales que creo que hay que defender y hacer posible, no cabe “dar una oportunidad” a nadie, a ninguna persona, pues cada una la tiene por ser eso mismo, persona. Y es en este sentido en el que algunas de las propuestas y de las ayudas planteadas desde los Servicios Sociales tienen en clave de Derechos sus alternativas evidentes por las que algunos grupos y colectivos apostamos.

Las Rentas Garantizadas de Ciudadanía parecen ser el máximo exponente de la ayuda ante la precariedad. En clave de Derecho Social, algunos colectivos defendemos la Rentas Básicas de las personas iguales. Un derecho universal, individual e incondicional.

La prevención de drogas se plantea como la respuesta para un problema de enorme gravedad social. Pero no se habla de terminar con barrios como Buenos Aires, criminalizados y utilizados para el negocio asesino del narcotráfico, o para nada se acaba considerando la dependencia de las drogas como un problema que ha de afrontar el sistema sanitario, pues termina siendo una enfermedad; o en absoluto se cuestiona el Sistema Penal que castiga incondicionalmente a quien termina delinquiendo para consumir.

Esto que se ha llamado crisis se considera como la causa de las situaciones que se han de enfrentar desde los Servicios Sociales; y nada más errado que un planteamiento de este tipo, ya que detrás de “esa crisis” están claramente las causas contra las que hay que luchar. La crisis no es la causa; ésta está en otro lugar que no podemos obviar, el Sistema socio económico capitalista que nos envuelve y que solamente está preocupado de acaparar ganancias y riquezas en unas pocas personas, sin importarle la precariedad de la gran mayoría. Y a ésta se le somete, en una parte importante, a las migajas de la precariedad.

Soy consciente de lo difícil que se nos hace participar de las ayudas de los Servicios Sociales, y a la vez, pensar que el camino son los Derechos Sociales. Lo sé, y en muchos momentos nos resulta tremendamente contradictorio. Pero también estamos convencidas muchas personas del derecho a acceder a estos recursos que son de toda la sociedad y muy especialmente de los más empobrecidos. Me resulta difícil la reflexión, pero creo que es necesaria, y sobre todo, cuando continúa siempre abierta. También hoy.