Lunes, 18 de diciembre de 2017

Remando en contra

Decisiones en la senda del crecimiento, del futuro.

[Img #560665]

Parece mentira que el Partido Popular de Castilla y León sea de derechas. Me lo dicen y no me lo creo.

Parece mentira que el Partido Socialista de Castilla y León sea de izquierdas, me lo dicen y no me lo creo.

Parece mentira que Ciudadanos de Castilla y León tenga un portavoz y líder con carisma, me lo dicen y no me lo creo.

Se asemeja mucho a nuestra canción infantil “Ahora que vamos despacio, vamos a contar mentiras…”

La Consejera de Hacienda ha presentado un Plan de reindustrialización de la Comunidad mediante un Pacto Industrial con todas las fuerzas políticas e, indirectamente mediante la Mesa del Diálogo Social, con patronal y sindicatos. Este Pacto aparece unos días después del anuncio del Presidente de la Junta en la Asamblea General de Iberaval y en presencia de la misma Consejera, de un gran volumen de dinero dedicado a la financiación de Pymes.

Esa parece la derecha de la Comunidad. Ese músculo político-económico que sirve de palanca a la actividad económica de nuestra comunidad, ese motor político de la recuperación económica, el partido del apoyo a la iniciativa empresarial. Sin embargo, el Plan de Industrialización va sin fondo presupuestario y el dinero para la financiación que recibe Iberaval viene de la administración autonómica. Iberaval ya ha sido denunciado públicamente por cientos de emprendedores y empresarios como ente NO favorecedor y nulo a la hora de apoyo financiero para nuevos proyectos y proyectos de expansión. En distintos foros y encuentros empresariales ya ha sido acusado de financiar proyectos teledirigidos desde la administración regional, financiar a proyectos que han quedado en vía muerta o que incluso han caído. De no haber abierto ni la puerta a cientos de proyectos, de rechazar propuestas sin siquiera haberlas evaluado… Vamos, que es un banco público sin trasparencia alguna y con un gancho público de capital e intereses muy atractivos, no visto en financiación privada, pero que no se le conoce beneficiario alguno.

Es decir, tenemos encima de la mesa un plan de industrialización sin fondos y un ente público de financiación que no financia. ¿Dónde está el dinero para el apoyo empresarial entonces? Si hubiéramos realizado un buen plan económico-financiero para Castilla y León no nos hubiéramos dejado perder TODAS las cajas de la comunidad a las que poder dar apoyo para que, quienes son unos profesionales del dinero, decidan en términos económicos lo que es viable y lo que no. La realidad es que los bancos constituidos tras la reestructuración de la banca no hacen que el crédito fluya por la Comunidad y esta escenificación sea una lucha de sables entre la economía de la Administración regional y las entidades financieras.

Lo cierto es que en financiación de empresas de la comunidad sólo han estado las entidades bancarias. La Junta prácticamente anuló ADE, Parques Tecnológicos; controló Iberaval y desapareció del panorama empresarial. Los aeropuertos cerraron en un claro ejercicio de “responsabilidad de la administración” pero profesores de la Universidad de Stanford (http://cincodias.com/cincodias/2016/02/11/emprendedores/1455183645_894721.html) han demostrado que eso supone que reduce la llegada de financiación a las Startups y que reduce el número de patentes registradas por empresas y emprendedores. Los vuelos directos al extranjero son ABSOLUTAMENTE necesarios para el desarrollo empresarial de futuro.

El gobierno socialdemócrata del PP de Castilla y León no sólo ha puesto la financiación al servicio de los Asuntos Sociales, no seré yo quien diga que eso es erróneo en absoluto, pero que si ha faltado visión de futuro.

Tras la presentación del Plan de Industrialización, el PSOE ha sido el más duro criticándolo. Lo más increíble es que haya sido el partido de izquierdas el que promueva posiciones favorables a la empresa con la petición de fondos presupuestarios y con la demanda de la creación y apoyo de una industria fuerte mediante un apoyo empresarial decidido. Que haya solicitado la implantación y búsqueda de inversiones. Que haya planteado el rescate, mediante atracción, de aquellas empresas que fueron a otras comunidades autónomas ahora menos prósperas. Y que sea este partido el que presente a Castilla y León como lugar serio y estable donde establecer inversiones. Vamos, que siendo oposición es quien está ofertando la Comunidad. Y el Partido Popular quien está haciendo de oposición de sí mismo.

Señores del PP, les está ocupando sus posiciones, retomen el trabajo serio y apoyen a los emprendedores, a las pequeñas empresas, a la empresa familiar, a las Startups, a los jóvenes emprendedores, a los jóvenes universitarios y jóvenes de formación profesional con proyectos viables que buscan asentarse y financiarse fuera de nuestra comunidad… Hay mucho tejido empresarial que nada en un charco, échenle financiación y, por favor, que no sea mediante Iberaval. Hagamos un mar emprendedor.