Viernes, 23 de febrero de 2018

Mejorando la accesibilidad del transporte público de cara a la galería

[Img #551823]

Estos días se han presentado mejoras en la accesibilidad del servicio del transporte público colectivo municipal, reivindicadas por personas con deficiencias visuales, aunque no todas parecen inmediatas. Esto me recuerda propuestas en este sentido de Ecologistas en Acción al pliego de hace dos concesiones, a fínales de los 90. Que años antes algún colectivo relacionado con esas personas ya había pedido.

Hay que felicitar todo avance para conseguir una ciudad para todas las personas, en especial para aquellas con dificultades para desplazarse por ella. Afortunadamente las letras en las pantallas situadas en paradas han crecido de tamaño, como ya pasó con los carteles de los vehículos, e incluso dentro de estos se avisará con antelación la parada más próxima.

Las pruebas sobre eso último confío que concluyan que su volumen debe ser superior el de los programas de radio con los que nos obsequian algunos conductores, dado que apenas se oían. A este respecto sería deseable poner música de fondo en vez de cadenas comerciales, por muy privada que sea la concesión es un servicio público municipal. Al menos Radio Nacional es también pública y podría ser una alternativa. Pero la música plantea menos problemas, por mucho que pongan el fútbol hasta en la sopa, no le gusta a todo el mundo, por ejemplo.

Confiemos que las pruebas en las pantallas, que han llegado a estar inactivas durante días, hayan finalizado. También que el aumento del tamaño de las letras se traslade a mapas, folletos y demás parafernalia. Y de paso mejorar y ampliar la información en las propias paradas, casi nula, donde hay marquesinas existe mucha superficie para poder informar sobre el servicio: cómo funciona, títulos de viaje y precios, normas de uso, etc. Por cierto, la promesa de la empresa concesionaria de poner más pantallas en las paradas se la toma con calma, llevamos ya más de un año de la actual concesión. Y esperemos que se coloquen también en paradas sin marquesina pero de notable uso, como las de la Avenida Mirat en la acera de los números impares.

Sin menospreciar estos avances en la accesibilidad, hay un serio problema con el diseño de las paradas. La obligación impuesta por el Ayuntamiento de abandonar el carril de circulación para recoger viajeros (incluso en el único carril bus existente, por no hablar de lo mal que dejaron la parada de Gran Vía-Azafranal), maniobra siempre incómoda para quienes están dentro del vehículo, no suele contar con el mal diseño de esos espacios (en la banda de aparcamiento o dejando ridículas aceras como en una de los Hospitales), por lo que demasiadas veces quedan lejos de los bordillos, aparte de existir aceras demasiado bajas. Así aparecen escalones pronunciados que dificultan el acceso a demasiadas personas.

Ya puestos con las paradas, hay cierto conflicto relacionado con el punto exacto donde deben recogerse los viajeros, para algunos es cualquier lugar del entorno de la marquesina o poste que la señaliza, para otros esos puntos exactamente, y a veces por esta falta de claridad hay quien se queda en tierra, nunca familiares y conocidos claro.

Para redondear las mejoras, poner en marcha las propuestas del Plan de Movilidad sobre carriles-bus también redunda en la accesibilidad, al conseguir un servicio más rápido y fiable, y por lo tanto más atractivo. No sé a qué sigue esperando el equipo de gobierno y el Ayuntamiento en general para afrontar esto, ¿quizá da miedo intervenir en la atestada Gran Vía?, pues esta es la prueba de la apuesta real por el transporte público. Lo demás son poses de cara al votante, que por otra parte es demasiado conformista.