Miércoles, 20 de septiembre de 2017

Golondrinas tomasinas

En México, "Las golondrinas” es la canción de despedida por antonomasia, igual que para los cumpleaños aquí se cantan “Las mañanitas” más que el “Cumpleaños feliz”.

Para los que no la conocen, “Las golondrinas” es una canción mexicana, muy emotiva, al menos para mí y siento decirles que ni Wikipedia ni Google me ayudan a saber quién es el autor. Es la canción de despedida por antonomasia –igual que para los cumpleaños aquí se cantan “Las mañanitas” y no el “Cumpleaños feliz”–. En un cementerio, escuchar los acordes de la canción, recordar aquello de “Adónde irá, veloz y fatigada…” y empezar a soltar la lágrima es todo uno. Sin tanto sentimiento trágico de la vida, cuando en la última faena de un torero en la Plaza México empieza a sonar, también es difícil no dejarse llevar por la emoción.

[Img #548282]El otro día toreó aquí José Tomás; como no deja que la tele lo trasmita y los boletos –entradas– llegaban a los 150 mil pesos –8, 000  €–en la reventa  pueden imaginarse que no lo vi.

Resulta, además, que el que se lo llevó “en crudo” fue el alternante, Joselito Adame; que José Tomás tuvo alguno de esos momentos que lo hacen único pero las crónicas abundan en palabras como “desencanto”, “poco convincente”, “cuestionado”…

Por eso pensé en “Las golondrinas”: no creo que ayer sonaran en la plaza, pero creo que para muchos de los que allí estuvieron, con lo caro que se vende el de Galapagar, quién sabe si sonaron.

Como no puedo decir mucho más, ya que no lo vi, y este artículo no es crónica taurina, mejor evocaré a otro mito; nuestro paisano, “El Capea”. No sé si don Pedro Gutiérrez Moya lea esto, pero si fuera así, seguro que sabe de lo que hablo cuando menciono “Las golondrinas”; ya estaba yo en México cuando él se despidió definitivamente; antes, en 1986, fue el primer español en indultar a un toro, “Samurai”, en la Plaza México.

Volviendo a don Pedro, él tuvo el privilegio –que lo es– de escuchar “Las golondrinas en la Plaza México; él vivió que “el coso de Insurgentes” se emocionara; imagino que alguna lagrimita se escapó.

Ni modo, hoy me puse taurino; que me perdonen los que no gusten de esto, pero bueno, al menos sé de uno al que le hace ilusión que, de vez en cuando, en estos artículos me “vista de luces”. Don Faustino, maestro, va por usted.

@ignacio_martins

https://www.facebook.com/ignaciomartinescritor

www.ignaciomartin.com

nachomartins (Instagram)