Sábado, 16 de diciembre de 2017

70 años de Antonio Colinas

[Img #542940]

Tenemos la fortuna de contar como vecino en Salamanca a Antonio Colinas, uno de los más importantes escritores españoles vivos. Lleva residiendo en nuestra ciudad casi cuatro lustros y su vinculación con nuestra vida cultural es activa y generosa, de tal modo que no pocos de los acontecimientos relacionados con la poesía, con la literatura  y con otras disciplinas culturales, cuentan con su presencia, porque Antonio Colinas no es un escritor que se aísle o se refugie en su torre de marfil, sino que participa, de modo activo y al tiempo discreto, en el acontecer cultural.

            Preside, además, el jurado del Premio de Poesía “Ciudad de Salamanca”, uno de los premios poéticos, dentro de los que se otorgan hoy en nuestro país, considerado como más limpio y ecuánime, sin trampa ni cartón.

            [Img #542941]Pero lo importante de Antonio Colinas es su obra literaria, una obra consolidada y fecunda, una obra de una gran calidad literaria y humana; una obra que, a partir de lo poético como eje central de toda su creación, se ramifica a través de distintos géneros, como son la poesía y el relato, el ensayo, el libro de viajes, el aforismo, el artículo de periódico, o la crítica y reseña de libros..., géneros todos ellos en los que late, en los que se expresa ese decir inspirado, ese pensamiento inspirado que atraviesan toda su escritura.

            A través de un lenguaje muy musical y claro, muy armonioso y depurado, de un castellano bellísimo, como solo han utilizado entre nosotros San Juan de la Cruz, Jorge Guillén o Claudio Rodríguez, el decir poético, narrativo, o reflexivo de Antonio Colinas alcanza una belleza que nunca se desentiende de la vida, una vida que queda trascendida y universalizada en cada una de sus creaciones, para fortuna de todos sus lectores, de todos aquellos que frecuentamos su obra.

            Títulos como ‘Sepulcro en Tarquinia’, ‘Noche más allá de la noche’, ‘Un año en el Sur’, ‘Tratado de armonía’ (las varias entregas que ya ha editado), ‘La simiente enterrada’, ‘El sentido primero de la palabra poética’, entre otros varios más, que no podemos enumerar ahora, constituyen una fuente de creación literaria de un altísimo valor, a los que pueden acudir los lectores, si quieren tener experiencia de la mejor literatura y, al tiempo, de la literatura verdadera.

            Antonio Colinas, en este enero que finaliza, cumple setenta años de vida; setenta fecundos años de un escritor que desarrolla su vida y su creación entre nosotros, que es vecino de nuestra ciudad, que forma parte de su acontecer cultural contemporáneo y que es, sobre todo, uno de los escritores vivos españoles más importantes.

            Que el destino conceda a Antonio Colinas una vida duradera, en este tiempo de madurez y plenitud vital que está viviendo.