Viernes, 25 de mayo de 2018

El aparcamiento y la infancia

[Img #540227]

Hace tiempo que quienes trabajamos la movilidad urbana buscando su sostenibilidad, alertamos de la importancia del aparcamiento si se quieren enfrentar los graves efectos negativos cuando se basa en el uso del vehículo privado. Sobre todo si encima los datos revelan que no es tan habitual que sea la forma urbana mayoritaria de viajar. Si no hay aparcamiento no se atraen coches, que no quiere decir lo mismo que nadie vaya a ese lugar. Un diario digital nacional recogía esta semana una noticia relacionada con el aparcamiento en las ciudades, que resumía en estas dos frases:

  • Un reciente estudio norteamericano vuelve a demostrar la relación entre el aumento de plazas de aparcamiento y el del tráfico en una ciudad.
  • Los planes urbanísticos siguen imponiendo la obligación de hacer estas plazas en edificios de nueva construcción y fomentan, así, la contaminación.

Por si acaso no se sabe todavía, la Organización Mundial de la Salud insiste sobre las muertes prematuras por los efectos de la contaminación, 27.000 en España, o simplemente habla de “emergencia sanitaria” global al referirse a este tema.

Esto lo planteó en el Transportation Research Board (TRB) 95th Annual Meeting” norteamericano celebrado recientemente, un trabajo de la Universidad de Connecticut y de la “State Smart Transportation Initiative que establece la relación entre la existencia de aparcamiento y la atracción de vehículos. Por ello, toda política que no afronte este tema, problema diría yo, por mucha alternativa en transporte público o mejoras para viandantes y ciclistas que disponga, seguramente no conseguirá una mayor sostenibilidad, o dejar de envenenarnos dicho de otra forma. Recordemos por ejemplo que, según nuestro Plan de Movilidad, cerca de 100.000 viajes del entorno acceden diariamente a Salamanca en coche, y estos aparcan en algún sitio.

[Img #540226]

La casualidad quiere que ahora al Partido Popular de Salamanca le interese entrar en la “Red de ciudades amigas de la infancia” que promueve UNICEF, cosa muy loable esa de proteger lo más posible a nuestros cada vez más escasos conciudadanos menores de edad. Me alegra, pero ya puestos, no estaría de más impregnar la preocupación por la infancia salmantina en todas las políticas municipales, que es lo que busca el programa, incluida la movilidad. Básicamente cambiar de forma radical la forma de entender y diseñar la ciudad. De una perspectiva en el que el coche usa y disfruta la mayoría de espacios públicos, bien circulando o bien aparcando, a que estos vuelvan a pertenecer a quienes caminan, que por imposibilidad legal es lo más que pueden hacer nuestros menores por sus propios medios (aparte de ir en bici, claro). La iniciativa también insiste en la importancia de participar la infancia en la vida de la ciudad. Tengo curiosidad de ver cómo lo hacen cuando no existe para los adultos un mínimo sistema participativo consistente o influyente en la vida política municipal.

Alguna vez ya he mencionado la iniciativa “Ciudad de las niñas y los niños” del psicopedagogo italiano Francesco Tonucci, a la que algunos municipios salmantinos se han adherido de aquella manera. Pensar, diseñar y construir la ciudad desde esa perspectiva consigue que sea realmente para todas aquellas personas que la habitan, y curiosamente el coche resulta ser un elemento molesto dado el uso desmedido y prioritario que de él se hace. Esa ciudad casualmente no sólo mejora nuestra calidad de vida, también nuestra salud. Espero que esta sea de verdad la línea de trabajo futura del Ayuntamiento de Salamanca, no una foto más.

Enlaces:

http://www.eldiario.es/desde-mi-bici/derecho-aparcar-atenta-respirar_6_475662447.html

http://www.citylab.com/commute/2016/01/the-strongest-case-yet-that-excessive-parking-causes-more-driving/423663/?utm_source=SFTwitter

http://www.theguardian.com/environment/2016/jan/16/world-heslth-organisation-figures-deadly-pollution-levels-world-biggest-cities