Domingo, 22 de abril de 2018

La hipótesis Gaia

Sabe lo que hace. Siempre ha sabido lo que hace. Cuando todo estaba naciendo y el sol lanzaba sus ráfagas de calor insoportable, el plancton de sus océanos se reprodujo muy rápido. Teniendo más plancton en el agua se generaron gases en el aire que supieron protegerla con un manto más fresco....


Háblame de Lobito

Dime, José, ¿qué es lo que más echas de menos? Bailar, contesta. Estar todos juntos y bailar con los brazos puestos hacia arriba, como recibiendo. También a su familia, dice, tiene dos niños pequeños y su mujer trabaja desde el amanecer hasta que el sol se hunde, en su casa trabajan ambos...

La razón del agua

Hace tiempo que no llovía tanto y, esta vez, el río ha decidido que no puede más. El río ama la lluvia y la recibe a pecho abierto, se llena de ella, se deja empapar, pero esta vez ha decidido que no puede más porque no está preparado para tanto llanto. Entonces ha perdido el control y ha...

Tiempo de tambores

Es tiempo de tambores y de ruidos secos, de crujidos de matraca que despiertan a medianoche y anuncian la cercanía de los cirios y el olor a incienso, la marcha de los cuerpos cubiertos por sombreros picudos, por mantos enormes, el susurro de los pies, ay los pies, descalzos y arrastrados,...

Días que abren

Caminas con los párpados cerrados para que el frío no te agriete la pupila cuando de pronto la ves, aterida y coloreada, casi a destiempo inaugurando el aullido de la sangre que se altera cuando la primavera aterriza, por fin, sobre el suelo que se rompe para abrirle paso. Asoma cargada de...

Lo irracional de pi

Supongamos que usted quiere saber cuánto mide el perímetro de algo redondo y carece de cinta métrica. En circunstancia tal, medir el perímetro de un cuadrado sería sencillo pues bastaría con conocer el tamaño de su palmo (esa distancia entre su pulgar y su meñique cuando usted abre los dedos),...

Hombres buenos

Se sentaba a mi lado y me cuidaba las fiebres. En aquel tiempo yo tenía siete años y tenía mucho dolor de cabeza por causa de una gripe extendida, de estornudo en estornudo, por todas las gargantas del colegio. Me quedaba dormida escuchando el cuento que me estaba leyendo y, de pronto, me...

Para romper la noche

Su casa está en el quinto piso de un edificio azul. Esa tarde la niña debería estar haciendo sus deberes pero se ha distraído mirando la planta que crece. Allí, sobre la capa de algodón empapado en la embocadura del frasco en donde hace apenas dos semanas dejó puesta una alubia de color rojo...

Cuando la luz se derrama

Era otra mi columna de hoy, esta urgencia ha llegado de repente. Hoy parece necesario hablar de aquello que sucede, en la garganta, cuando alguien que te ha enseñado a abrir los ojos los cierra para siempre. Lo cierto es que él estaba ahí, cada mañana, haciéndote reír con el veneno de una...

Hablar aquí, hablar allá

Aquella tarde yo tenía mucha sed y el oro bruñido al sol de aquellas frutas me hizo la boca agua. Entonces me acerqué para comprar unas cuantas y, cuando llegó mi turno, le pedí al frutero que me vendiera, por favor, un kilo de duraznos. Él se quedó mirándome, desconcertado, y, un segundo más...

Músicos que te pulsan la vida

Se llamaba Felipe y tenía esa barba tan blanca, con un halo color paja que enmarcaba la comisura de sus labios. No recuerdo en qué momento apareció en el paisaje de mis paseos por la ciudad, pero sí recuerdo que el día que no estuvo lo eché terriblemente de menos. Tenía las uñas de la mano derecha...